Atenas (Grecia)

¡Vaya aventura viví en Atenas durante tres meses! Descubrí un mundo totalmente nuevo, desde el idioma griego, hasta las costumbres locales ¡Y qué experiencia tan increíble fue!

Desde el primer día, me costó creer que estuviera en Grecia y, además, con un grupo de estudiantes como yo, que acababa de conocer. Atenas fue como entrar en un libro de historia en vivo, y cada esquina tenía algo nuevo que descubrir.

La vida de prácticas fue una mezcla de emoción y desafíos, pero cada día aprendía algo nuevo y conocía más aún la cultura y costumbres de los griegos.

Una de las mejores cosas (a parte de los viajes, claro) fue conocer a personas de diferentes culturas y compartir nuestras historias. ¡Es increíble cómo, sin querer, puedes coincidir con personas maravillosas y crear muy buenas conexiones!

Y no puedo olvidar todas las aventuras que tuve fuera de Atenas. Visitamos islas, exploramos ruinas antiguas y disfrutamos de la deliciosa comida griega. Vivir todas esas aventuras con personas que prácticamente acabas de conocer es súper interesante, conoces otros pensamientos, edades, culturas… Compartir todo ese tiempo juntos fue un gran aprendizaje para la vida.

En resumen, mi tiempo en Atenas fue una montaña rusa de emociones, pero definitivamente una experiencia que recomendaría a cualquiera que quiera vivir algo totalmente nuevo y emocionante.

¡Fue una aventura que nunca olvidaré!